Se convirtió en un pulmón verde tras su inauguración en mayo de 2005; el miércoles, la Junta limpió la basura acumulada 
La basura estuvo sin recoger hasta el pasado mircoles.   La Voz.

Es la historia reciente del que fue considerado en su inauguración, allá por mayo del año 2005 en plena vorágine de todo lo que había que poner en marcha antes de los Juegos Mediterráneos, el “pulmón verde” de la capital de la provincia. Se trata del parque de El Boticario, situado en Los Llanos de La Cañada y que, señala la propia Junta de Andalucía en su página web, cuenta con casi catorce hectáreas de superficie, 75.000 plantas, 1.500 árboles y 2.000 arbustos.

Pero el “pulmón verde” languidece y la falta de mantenimiento sigue poniendo en un brete a las administraciones que deben encargarse de realizar esos trabajos. En este caso a la Junta de Andalucía, ya que aunque la idea era que se cediera al Ayuntamiento de Almería para que éste lo gestionara ese extremo jamás llegó a producirse.

Tras meses de críticas por la falta de limpieza, el miércoles pasado (hace cuatro días) Medio Ambiente limpió las basuras acumuladas.

Quejas vecinales
Ahora, todo lo que ocurre allí lo cuentan los vecinos y visitantes del Parque. Es el caso de María Campra que tiene un blog llamado Escritora mamá y que se mostraba contrariada por el descuido que tiene el parque. “Cuando lo abrieron empezamos a ir todas las tardes con las niñas, a los columpios sobre todo, porque estaba estupendo e incluso había un guarda que se encargaba de cerrarlo”. Con el paso del tiempo el parque ha ido “perdiendo vida” y se le han sumado más cosas “que se haya ido acumulando basura sin recoger y que las plantas se hayan ido secando”, por poner algunos ejemplos.

Aseos y columpios
Los aseos también se cerraron “ya no sé el tiempo que llevan cerrados. En un parque de niños, ya se puede imaginar lo que eso significa porque los niños no aguantan como pueden hacerlo los adultos”, los columpios se rompieron “también hace ya bastante tiempo sin que nadie haya hecho nada para arreglarlos”. Todo eso ha hecho que “ya no puedas ir al parque tranquila con las niñas” porque el mantenimiento “ha desaparecido”. 

En la misma zona, justo enfrente de los aseos, se encuentra la zona de los columpios para los más pequeños  “con suelos mal puestos, o arrancados por el uso del tiempo. En estos suelos los niños y los no tan niños pueden tropezar y caerse”, lamenta María Campra, que relata cómo los también hay columpios “que están desenganchados y una cuerda que ayudaba a subir por el columpio a los más peques tampoco está ya”. 

Pasa algo similar con la zona de paseo donde se puede apreciar que están descuidadas. “Es como con el estanque donde antes había patos, ahora apenas hay y se ve todo muy sucio”.Lo que piden los vecinos es que “la administración competente”, en este caso ponen su mirada en la Junta de Andalucía, “se encargue de mantenerlo y arreglar lo que está en mal estado”.

Inaugurado en el 2005, pero sin una gestión clara
El Parque El Boticario ocupa, según los datos de la Junta de Andalucía, cerca de catorce  hectáreas de superficie que alberga una gran cantidad de flora agrupada por recintos climáticos. Fue construido, con un presupuesto de casi cuatro millones de euros, por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía en la antigua propiedad del mismo nombre en Los Llanos de La Cañada.

Se inauguró, por parte de la entonces Consejera, la almeriense Fuensanta Coves, en mayo del año 2005, poco antes de los Juegos Mediterráneos, y pasó a convertirse en un gran pulmón verde a pocos kilómetros del centro urbano de la capital. Desde su apertura al público han sido miles las personas que lo han visitado cada año, en especial los fines de semana. Cuenta con una zona de juegos infantiles y aparcamientos en la antesala del recinto botánico.

Reflejo de la provincia
El parque busca reflejar las características de los distintos paisajes que alberga la provincia, por ejemplo, la estepa árida, subdesiertos, ramblas, montaña y sierras litorales. Para ello se le dotó  de un palmeral compuesto por 100 ejemplares de palmáceas de 24 especies, 300 pies de 30 especies de plantas tipo cactus, una zona destinada al bosque mediterráneo formado por encinas, alcornoques y especies del sotobosque, arenales costeros con zonas de dunas y arenales. Para la cubierta vegetal se plantaron 1.300 árboles de 35 especies diferentes, 2.000 ejemplares de arbustos y 75.000 pies de plantas autóctonas de 150 especies.

Propiedad de la Junta
El parque de El Boticario sigue perteneciendo a la Junta de Andalucía y el ayuntamiento de Almería lleva “reclamando desde hace mucho tiempo que instalen una tubería para que pueda ser regado con agua “que no provenga de donde lo hace ahora”. “Es verdad que hay cierta dejación allí pero es un parque que pertenece a la Junta de Andalucía y en la que el ayuntamiento no puede hacer nada”, explicó recientemente a LA VOZ DE ALMERÍA el concejal de la capital Juan José  Alonso.