Ambos partidos comparten diagnóstico y soluciones sobre este problema
Embalse del pantano de Cuevas del Almanzora. Foto: J. Guerrero Linares   La Voz.

Los dos partidos políticos que gobiernan las administraciones con competencias en materia de aguas comparten diagnóstico y posibles soluciones a la hora de afrontar el drama hidrológico por el que atraviesa Almería. Las formaciones que lideran el Gobierno de España y la Junta de Andalucía (PP y PSOE) coinciden en la necesidad urgente de poner freno a la sobreexplotación de los acuíferos, las aguas subterráneas con las que se riegan los cultivos de la provincia, y ambas apuestan por la desalación y los trasvases como garantía de futuro para la agricultura, el pilar socioeconómico de Almería.

“En Almería tenemos la fortuna de que se apostó por la desalación, y disponemos de una estructura potente que nos puede permitir que la agricultura se alimente de esta fuente y que indirectamente se recuperen unos acuíferos que están sobreexplotados”, opina en declaraciones a este periódico el secretario general de los socialistas almerienses, José Luis Sánchez Teruel, en referencia a las cinco plantas desaladoras con las que cuenta la provincia. “La explotación de los acuíferos está siendo excesiva, hace falta una actuación conjunta, que los planes se ejecuten, y poner en marcha la desalación impulsando la construcción de grandes conducciones”, considera el parlamentario andaluz del PP Pablo Venzal.

Los acuíferos proporcionan en la actualidad más del 80% del agua que se consume en los hogares y en los cultivos agrícolas de Almería. Pero de ellos se está extrayendo mucha más agua que la que entra procedente de la lluvia o las nieves, y el equilibrio medioambiental ha saltado por los aires. Como ya ha avanzado este periódico, la sobreexplotación se ha ido extendiendo desde el Poniente a otras comarcas como Los Filabres-Tabernas y Los Vélez, convirtiendo en titánico el reto al que se enfrenta ahora la provincia: encontrar una fórmula que permita recuperar el equilibrio de los acuíferos, y sobreponerse a una escasez de agua como no se había visto jamás en las últimas décadas.

“Tenemos que apostar por la desalación, y el Gobierno de España tiene que plantearse medidas para que el agua desalada sea algo más barata. Este debate es necesario. Es un tema que ahora le toca al PP, pero que luego nos puede llegar a nosotros”, explica Sánchez Teruel, que recuerda que “no es una sequía puntual, sino estructural, porque en Almería siempre ha llovido poco”. “Tienen que venir infraestructuras de cualquier índole porque el agua es fundamental. Hablamos de presas de regulación, de transferencias internas de agua, de grandes conducciones desde Rules y de la desaladora de Carboneras, de la explotación conjunta de los embalses y de la depuración, porque estamos pagando el canon y la Junta debe hacer inversiones”, valora el parlamentario popular.

La situación en la provincia es a día de hoy alarmante. Los expertos en hidrología advierten de que la cantidad de agua ha descendido en los acuíferos hasta límites extraordinarios debido a su sobreexplotación. Esta situación está generando estampas desoladoras en superficie, de un dañino impacto medioambiental: ecosistemas únicos en Europa como Los Molinos del Río Aguas (Sorbas) amenazan con desaparecer, y fuentes y manantiales milenarios se han ido secando en diferentes comarcas de la provincia. Los agricultores de Almería, que estarían dispuestos a cofinanciar las infraestructuras, ven en la desalación y los trasvases las únicas vías que permitirían recuperar el equilibrio en estas bolsas de agua subterráneas.

Pero para conseguirlo es fundamental el consenso político y el trabajo interinstitucional. “Los grandes trasvases son planteamientos utópicos”, considera Sánchez Teruel, en referencia al trasvase del Ebro, “pero sí pueden incrementarse las dotaciones del Negratín o del Segura, y traerse los excedentes de la presa de Rules”. De su impulso debería encargarse en buena medida su propio partido, que es el que está al frente de la Junta de Andalucía, la administración que desde 2006 tiene la competencia en materia hidrográfica (de la Cuenca Mediterránea Andaluza). “La Consejería de Medio Ambiente tiene el compromiso de cofinanciar, junto con el Ministerio, el proyecto para conducir el agua desde Rules hasta Almería”, recuerda Sánchez Teruel. “Es muy importante que este asunto no se politice, no se trata de confrontar a Granada, Almería y Málaga. Creo que tanto Almería como Málaga podrían beneficiarse de los excedentes de agua en Rules”, mantiene el secretario general de los socialistas almerienses. “Cuando los regantes de estas provincias se pongan de acuerdo entre ellos, actuaremos”, asegura.

“Hay competencias estatales y autonómicas, hace falta que se ejecute lo que marca el Plan de Cuencas antes de 2021, y no llevarlo hasta 2033 como ahora plantean algunos”, incide el parlamentario andaluz del PP por Almería. Venzal considera que “los representantes políticos y económicos tendrán que impulsar una reunión” entre representantes municipales, la Junta y Acuamed, para establecer unas pautas y ejecutarlas más tarde. “Hace falta una actuación conjunta, que las desaladoras ofrezcan un mayor rendimiento, que se realicen grandes conducciones, y que se lleven a cabo trasvases”, opina Venzal, que avanza que el presidente de su partido en Andalucía, Juanma Moreno, “tiene pensado convocar una mesa del agua sin líneas rojas”.

“Son necesarias inspecciones en Los Vélez y el Campo de Tabernas”
El secretario general del PSOE en Almería, José Luis Sánchez Teruel, considera “necesaria” una inspección de la Junta de Andalucía en la comarca de Los Vélez “para comprobar” que el agua que se está extrayendo en el regadío de unas 500 hectáreas de cultivos intensivos de lechugas, “se corresponde con la cantidad fijada en la licencia otorgada”.

Los vecinos de esta comarca estiman que estos cultivos están sobreexplotando el principal acuífero de la comarca, lo que explicaría el progresivo secado de las fuentes y manantiales de Los Vélez, una zona de Almería con una tradición milenaria cuyos primeros pobladores se remontan a hace más de 18.000 años.

“No conozco ningún caso de concesión que no se ajuste a la ley”, asegura Sánchez Teruel, que se muestra favorable a establecer “planes de inspección” también en el Campo de Tabernas, cuyo acuífero agoniza diezmado a un ritmo de sobreexplotación del 300% debido, según los expertos, a la extracción de agua para el regadío superintensivo de 5.300 hectáreas de cultivos de olivos.

“Tanto en Los Vélez, como en el Campo de Tabernas, habrá que constatar que el agua que se está extrayendo se corresponde con el de la licencia otorgada”, sentencia el secretario provincial del PSOE.