El sindicato valora positivamente la desarticulación de una banda en una operación de Policía y Guardia Civil
Hortalizas decomisadas en la operacin   La Voz.

La organización agraria COAG ha valorado este martes la operación conjunta de la Policía Nacional y de la Guardia Civil en la que se ha detenido a seis hombres --tres españoles y tres rumanos con edades comprendidas entre los 20 y los 53 años-- presuntos pertenecientes a una red criminal dedicada a la comisión de robos de productos hortofrutícolas en explotaciones agrícolas de las provincias de Málaga, Granada y Almería para su posterior venta a minoristas.

En una nota, el responsable estatal de Frutas y Hortalizas y secretario provincial de COAG, Andrés Góngora, ha instado a que "no se baje la guardia" y "se mantenga vigilancia y control ante los robos en el medio rural"; una situación que, según ha incidido, la organización "llevaba semanas denunciando".

Así, la patronal agraria ha incidido en la reunión que se mantuvo a finales del pasado año en la Subdelegación de Gobierno de Almería con el subdelegado, Andrés García Lorca, y los responsables de los grupos ROCA para abordar este asunto, dado que la criminalidad "se estaba cebando, especialmente, con los agricultores del Poniente almeriense".

"Desde COAG Almería comenzamos a denunciar públicamente hace varias semanas el incipiente incremento de robos en invernaderos ante la preocupación de agricultores, principalmente del Poniente, que veían cómo los ladrones ´cualificados para el trabajo´ saqueaban los invernaderos de hortalizas una noche tras otra con total impunidad", han dicho.

Para la organización, las pistas que los agricultores trasladaban a COAG Almería y a los agentes del grupo ROCA, entre otras pesquisas, "han llevado a la Policía Nacional y a Guardia Civil a iniciar una investigación conjunta que se ha saldado con la detención de una banda criminal que junto con una cuadrilla de trabajadores de entre cinco y diez personas se dedicaban de forma planificada a robar hortalizas".

La entidad ha hecho "especial hincapié" también en que las comercializadoras y comerciantes ambulantes "controlen la procedencia de la mercancía que venden, ya que es un delito vender productos robados", según han recordado.