Tenerife-Almería, sábado (18:00 horas)
Pozo en el partido de la pasada temporada en Tenerife.   Jos Luis Lpez.

Llega el Almería en horas bajas al Heliodoro Rodríguez López por aquello de no haber sumado nada más que un punto en sus dos últimas confrontaciones, con el agravante de no haber podido superar su primera gran final por la permanencia en casa.
Por su parte el cuadro tinerfeño saltará esta tarde al campo (18:00 horas) con la moral a tope tras acumular su mejor racha de resultados del curso, ya que son seis los partidos consecutivos en los que no ha perdido y de ellos en cinco sin encajar ni un solo gol. Si el anterior contraste de datos entre Almería y Tenerife no fuera suficiente para otorgar el papel de claro favorito al conjunto local, bastaría con recordar lo realizado por los isleños como locales y por los indálicos como visitantes para justificar que los apostantes no den un euro, nunca mejor dicho, por la victoria de los de Soriano.
El Tenerife que no ha perdido ni un solo partido en casa, mientras que el Almería no han sido capaz de ganar en ninguno de sus trece desplazamientos anteriores.

Vujadin Boskov (Begec, 16 de mayo de 1931; Novi Sad, 27 de abril de 2014), fue un entrenador  que, entre otras, tuvo la virtud de  que cada sentencia que acuñaba incluía algo de su enorme legado futbolístico.
En España comenzó su trabajo en el Real Zaragoza, equipo al que salvó del descenso, dejando una de sus más famosas sentencias: “Fútbol es fútbol”. O esta otra: “El fútbol es imprevisible porque todos los partidos empiezan cero a cero”. No fueron las únicas, pero estas dos vienen como anillo al dedo para elevar la decaída moral de la hinchada rojiblanca y poder mirar con un poco de esperanza el duelo del equipo de sus amores.
Con la primera frase Boskov quiso poner de manifesto que apostar por un favorito en el fútbol, con las muchas variables que intervienen en un partido, es poco menos que una temeridad.
Con la segunda que, aunque parezca que el triunfo de un equipo esté más que asegurado, luego la realidad es que de inicio el partido sale en igualdad y que para ganar hay que desequilibrar hacia el lado de uno el marcador , y en ello tiene una parte de culpa el azar y mucha la calidad.
Pensando en que el Tenerife no sólo no tenga su mejor tarde, sino la peor como local de todo la temporada, y el Almería la mejor como visitante, se puede soñar con no regresar de vacío de Santa Cruz.
En Tenerife se frotan las manos pensando que tienen muy cerca acumular siete partidos consecutivos sin perder y seis sin encajar. Y particularmente su portero Dani Hernández saldrá especialmente motivado porque esta tarde tiene una cita con la historia.

El guardameta tinerfeño ha conseguido llevar 483 minutos sin ver batido su arco, está a menos de una hora de estar en el Top 5 de los metas con más minutos imbatidos de todos los tiempos.
Teniendo en cuenta que el Almería ha marcado cinco goles en sus trece desplazamientos, que en el de Montilivi hizo tres, y que en los doce restantes sólo ha batido las porterías contrarias en dos ocasiones, no es infundada la esperanza del cancerbero local de inscribir su nombre en el Top 5 en la Liga.

El Tenerife llega a este choque colocado en la quinta plaza con 38 puntos. Necesita el triunfo para poner tierra de por medio con un grupo de perseguidores que le acosan de cerca para desalojarlo de la zona de play-off de promoción.
Antepenúltimo en la clasificación con 13 puntos menos que el cuadro que hoy va a jugar  como local, los puntos de este encuentro son de tal trascendencia que un triunfo le podría dejar fuera del infierno y una derrota colocarlo como farolillo rojo de la categoría de plata.

El Tenerife fue el primer equipo capaz de ganar en el Estadio Mediterráneo en la presente campaña, objetivo que sólo ha estado al alcance de dos equipos en lo que va de competición. El conjunto que entrena Martí fue mejor que el Almería y por ello se llevó los puntos, aunque con gol de Ximo Navarro en propia meta. Al igual que va a suceder esta tarde el técnico isleño saldrá con las lineas muy adelantadas y presionando la salida de balón del Almería. En el partido de la primera vuelta brilló con luz propia el senegalés Amath que trajo por la calle de la amargura a la defensa rojiblanca y que protagonizó la jugada que dio origen al tanto canario.
En el Heliodoro Rodríguez Amath volverá a ser el hombre a anular. El patio rojiblanco está revuelto y el equipo en situación crítica; la única forma de calmar al primero y mejorar la salud del segundo es no salir perdedor. 
El camino más seguro para conseguir despegar por vez primera fuera pasa por cerrar a cal y canto los caminos que conducen a Casto.