Correos le acusó de incumplir los plazos en las municipales de 2015, pero el juez ve falta de pruebas
Papeletas y urnas paras las elecciones de 2015.   La Voz.

El magistrado Óscar López Bermejo, titular del Juzgado de lo Social número Tres de Almería, ha ordenado la readmisión de un cartero despedido por incumplir los plazos de reparto de la propaganda electoral en los comicios municipales de mayo de 2015. P. C. era trabajador interino, había encadenado varios contratos temporales de 2013 y cubría la baja prolongada de una compañera durante la campaña electoral en Almería. 

Una inspección realizada por la Sociedad Estatal de Telégrafos y Correos S. A. descubrió presuntas irregularidades en sus labores de reparto. La empresa le abrió un expediente por dos faltas continuadas muy graves y acabó ordenando su cese laboral.  En primer lugar, aducía el incumplimiento del plazo de reparto. Según un jefe de sector, a las 00 horas del 22 de mayo (tres días antes de las elecciones, había dejado por entregar la propaganda de los partidos en, al menos, 60 direcciones de su jurisdicción en la capital.

Y, en segundo lugar, un día después intentó completar el reparto acompañado de “una persona desconocida” para la empresa, creando “mala imagen” y “molestando a los vecinos”, ya que parte del correo se entregó por la noche, según indica la sentencia judicial. Sin embargo, el Juzgado de lo Social número Tres de Almería estima las alegaciones del cartero y anula el despido porque considera que no se han presentado pruebas contra el trabajador. El jefe de sector no compareció en el juicio y la versión de la jefa de reparto “no es digna de credibilidad por la fragilidad de su memoria”, dice el tribunal. “Ni recuerda en qué fecha eran las elecciones, ni la fecha límite, ni sabe si alguien ordenó entregar el correo antes del último día, ni si se llevó el trabajador el correo a su casa”, explica la resolución del juzgado.

Personal
Además, añade el tribunal, no queda acreditado que se hiciera un uso indebido del correo y que, como declaró un testigo, es práctica habitual apoyarse en familiares o amigos durante el reparto de la correspondencia. El trabajador P. C. había encadenado diversos contratos temporales desde el año 2013 y cubría la baja de una compañera durante la campaña electoral.  Las organizaciones sindicales han denunciado reiteradamente las dificultades de los empleados para cumplir con el reparto durante los momentos de mayor actividad y han criticado la falta de personal en Almería.