Otro lunes al sol con el nuevo entrenador
Ellos tienen en sus manos los sueos de una aficin.   Carlos Miralles.

Y yo que pensaba tras ganar al Lugo que el Huesca dejaría de ser la ‘bestia negra’ del Almería. Me he vuelto a equivocar y seguimos esperando encadenar dos victorias seguidas que para el seguidor del Almería solo aparecen en la televisión viendo a sus rivales como lo logran. Cuatro meses sin perder fuera lleva el Huesca.

Nos estamos acostumbrando peligrosamente a ir dando cambios sin ton ni son. Durante las semanas pasan cosas y llegado el partido siempre sucede lo mismo. No se gana y al pozo. Llegué a pensar en un triunfo en Valencia con Ramis. Iluso de mi.

Duran tan poco las alegrías en el Almería que llevamos tantas como 7 victorias desde el pasado mes de agosto y la vida sigue igual con el equipo lastrado en la cola de la clasificación. Son 22 jornadas de 30 disputadas.

Pasa con los entrenadores como con los futbolistas que tienden a ser peores cuando aterrizan en el Almería. No voy a entrar en detalles pero es que nada dura. Nada. Eso de a entrenador nuevo victoria segura es para otros clubes.

Unos por exceso de paciencia, otros por precipitación. Unas veces la jugada puntual y otras por falta de físico. Unos porque juegan siempre y otros porque no lo hacen. Falta chispa. Y no aparece la intensidad.

Soriano iba a alineación por partido buscando hacer ese equipo que nunca llegó. Fran Fernández iba armando su modelo y no le dejaron porque le pedían pleno de puntos. Y con Ramis... ya veremos. Solo la manida mejoría.

El efecto dura poco en el Almería, estamos amanerados, resignados, acomplejados, instalados en la cola sin remisión. Sin que nadie pegue un puñetazo en la mesa. Sin ganar dos partidos seguidos. Sin salir del pozo. Siempre igual.

Vamos a impulsos. Más pendientes de los fichajes de Alfonso que de mirar la clasificación que es nuestro verdadero espejo.

No tenemos arreglo. Otro lunes al sol con el nuevo entrenador.