El parque infantil CHIQUIPARK celebra su vigésimo aniversario incorporando a sus instalaciones de Carretera de Ronda una máquina 5D de última generación
Instalaciones de CHIQUIPARK en Almera.   La Voz.

Veinte años han pasado ya desde que CHIQUIPARK abriese sus puertas en febrero de 1997. Desde entonces y hasta ahora, sus instalaciones en Carretera de Ronda no han dejado de ir innovando año tras año, con el único objetivo de ser el epicentro de la diversión de los más pequeños en Almería.

Este espacio, ideado como un parque de bolas en el que los niños podían divertirse por horas, cualquier día de la semana, ha ido creciendo al ritmo de sus clientes y de una sociedad cada vez con menos tiempo, entre semana, para disfrutar de los juegos por horas.

Manuel Páez, gerente de CHIQUIPARK Almería, ha sido testigo de estos cambios y recuerda que “fuimos pioneros, la marca CHIQUIPARK en toda España, en celebrar los cumpleaños de los niños fuera de casa”. Una idea que tardó en calar en los hogares de finales de los 90, pero que ya es todo un clásico para padres y madres, que ven la opción de sacar las fiestas infantiles de las paredes familiares como una manera de ahorrar dinero y organizar un evento por todo lo alto, en el que los más pequeños disfruten como nunca y reciban su regalo.

Innovación La organización de cumpleaños fuera de casa no ha sido la única innovación de CHIQUIPARK en estos 20 años de historia. “Hemos procurado que durante los 20 años, casi cada año, hacer cosas nuevas”, asegura Páez. Comenzaron con la creación de un recinto para niños de 1 a 3 años, a lo que siguió la construcción de un tobogán, cubierto y en forma de caracol, de seis metros y medio de altura.

Y si alguien tenía dudas de que aún se podía hacer mucho más en un espacio de diez metros de alto, CHIQUIPARK instaló un enorme tobogán de ocho metros y medio, el más grande de España en un parque cubierto, hasta la fecha. Además, las instalaciones también cuentan con un campito de fútbol, un circuito para patines de 4 ruedas y un tobogán “del árbol” que permite a los niños “esconderse” de sus padres y llegar, directamente, hasta la zona de juegos. También cuenta con un obrador de pizzas con horno de cinta.

Realidad virtual La novedad de este año no podía ser otra que la realidad virtual. La última innovación de CHIQUIPARK es una máquina que ofrece al usuario experiencias multisensoriales, complementarias a la diversión que ya de por si ofrece este parque. Además, la recepción se ha convertido en un barco pirata, gracias al proceso de tematización desarrollado en los últimos años para hacer el parque más atractivo y vinculado a una ciudad de mar como Almería. Pero la aventura no termina aquí. CHIQUIPARK aún tiene mucha felicidad y diversión que repartir y, por ello, ya tiene en mente nuevas mejoras de cara a sus veintiún años.

 

“La nueva máquina del parque ofrece hasta quince experiencias en 5D”

La Chiqui-Extreme Machine es la última incorporación de CHIQUIPARK para seguir ofreciendo a todos lo último en diversión. Esta máquina, apta para niños a partir de diez años, permite seleccionar entre quince experiencias en “cinco dimensiones”, ya que a las gafas 3D se añade el movimiento de la plataforma a la que se sube el usuario y el aire del ventilador instalado en el aparato. Toda una experiencia para niños y mayores que el parque ofrece de manera gratuita al que cumpla “diez u once años” y celebre su fiesta en CHIQUIPARK. El resto, de diez a noventa y nueve años, pueden disfrutar de ella por tan solo tres euros.