La puerta a la esperanza, abierta
Joaqun en el Levante-Almera.   Superdeporte.

Dada la precaria situación en la que se encuentra el Almería en la tabla clasificatoria resulta incontestable que necesita sumar en todos los encuentros para buscar la puntuación necesaria para evitar la pérdida de categoría. En ese sentido la derrota frente al Levante se puede considerar como una oportunidad perdida por los almerienses.

Pero el encuentro, pese a no haber rendido lo que el equipo necesitaba, tiene una lectura amable y esperanzadora para la hinchada rojiblanca. El dato que resume el buen trabajo realizado por los futbolistas rojiblancos en el debut de Ramis en el banquillo es que los suyos terminaron el duelo con tres defensas, mientras que el Levante, líder indiscutible y ¡ndiscutido de la categoría, que será equipo de Primera la próxima temporada, se vio obligado a jugar los últimos minutos con cinco defensores y con sus seguidores pidiendo la hora. No hizo experimentos en su debut el nuevo técnico de la escuadra indálica. Sólo dos cambios obligados respecto al once de Lugo: Trujillo la plaza de Borja, con problemas durante la semana, lo que hizo que Joaquín adelantara su posición, y Puertas por el lesionado Javi Álamo. El Almería completó, posiblemente, su mejor actuación como visitante. Sus sistema de contención, tras algunas dudas al comienzo funcionó a la perfección hasta el punto de que los locales sólo inquietaron a Casto a balón parado.
En el plano ofensivo el del domingo ha sido el partido que el Almería ha disputado lejos de casa en el que ha generado más oportunidades, hasta el punto de superar al rival tanto en esta faceta como en la de lanzamientos de esquina. Un partido que abre las puertas a la esperanza.