Han presentado en Almería el disco ‘Symphony in the clouds’, compuesto por el prestigioso pianista, ante un público entusiasmado
Kenny Werner y la Clasijazz Big Band, el domingo en Almera.   La Voz.

Son unos locos del jazz, la Clasijazz Big Band, que periódicamente acude a su cita con el Auditorio Maestro Padilla para mostrar a sus fieles nuevas creaciones o proyectos. En esta ocasión, una presentación por todo lo alto, un disco grabado y compuesto por el prestigioso pianista Kenny Werner, y que lleva por título ‘Symphony in the Clouds’.

El Auditorio Maestro Padilla de Almería vivió el domingo una sesión mágica dedicada a los amantes del jazz y la buena música. Dieciséis músicos que cuando se enfundan la camiseta de Clasijazz lo dan todo por estos colores, y han asombrado al mismísimo Kenny Werner, que ha destacado “la calidad de la Clasijazz”. Una tarde jazzística en la que las composiciones y las improvisaciones han hecho disfrutar al numeroso público que ha compartido con la Clasijazz el estreno del nuevo disco.

Las creaciones, todas de Kenny Werner, incluida una de ellas dedicada a Almería y la propia banda. Un lujo a tenor del prestigio de este referente del jazz. Pianista de clase mundial y prolífico compositor, Kenny ha influido en toda una generación de músicos y artistas. El mismo que ha dirigido y compartido la grabación y el concierto con la Clasijazz Big Band.

Se trata de un proyecto que surge de la economía colaborativa, del crowfunding musical, como muchos discos hoy en día, y que permite vivir la intensidad y creatividad del jazz en todo momento.

Sobre el escenario del Auditorio Maestro Padilla una imagen potente del jazz. A la derecha los músicos de viento, en tres filas: trompetas, saxos, y trombones, preparados para las improvisaciones. En el centro, presidiendo la actuación, el contrabajo, acompañado de batería y guitarra. Y a la izquierda, el piano de Kenny Werner, que no paró en toda la noche de levantarse para dirigir y felicitar a sus músicos. Un poco más atrás, entre bambalinas, Pablo Mazuecos, incombustible, alma mater del proyecto y Clasijazz. Y como sorpresa, un coro para recuperar un tema de hace 20 años de Kenny Werner.

El concierto permitió vivir la intensidad y creatividad de esta música de raíz asentada en todo el mundo.

El amor entre la Clasijazz y Kenny Werner se asentó en el Festival de Copenhague, donde actuaron juntos, y a partir de ahí un proceso creativo que les ha llevado a la grabación de este maravilloso trabajo y su presentación en un gran concierto, ayer en el Auditorio Maestro Padilla. Hablamos de jazz, música con sentimiento. La misma pasión que transmite la Clasijazz Big Band.