Y el PP le critica por derogar el Plan Hidrológico Nacional
Reunin con alcaldes y concejales para halar del agua   La Voz.

El PSOE y el PP se vuelven a enzarzar con el agua como telón de fondo. El secretario general de los socialistas almerienses, josé Luis Sánchez Teruel, exigía ayer al Gobierno la inclusión de seis actuaciones hídricas en la provincia, con una inversión de 120 millones de euros, en los Presupuestos Generales del Estado para este año.

Teruel detalla esas seis exigencias: la reparación de la desaladora de Palomares (cinco años averiada ya), la ampliación de la de Carboneras, la conducción desde esta a los campos de Tabernas, el encauzamiento de los ríos Adra y Antas y el túnel de evacuación de la Balsa del Sapo. Tras mantener una reunión con alcaldes y concejales de las zonas afectadas, el líder de los socialistas advertía que no van a aceptar unos PGE “que no contemplen esas actuaciones en materia hídrica, imprescindibles para Almería”.

Planes recurrentes
Se trata en muchos casos de actuaciones que ya se habían presupuestado en ejercicios anteriores “sin que hasta ahora se hayan materializado”. Los calendarios no se han cumplido, según Sánchez Teruel, y la provincia “no puede seguir esperando eternamente esas actuaciones”.
Desde el Partido Popular respondía a estas exigencias del diputado Juan José matarí, que acusa al PSOE de “engañar a los almerienses pidiendo inversiones sin comprometerse a la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado”, y advirtió que son presupuestos será difícil “que haya inversiones para la provincia de Almería”.

Plan Hidrológico
Ya de paso mira hacia la Junta de Andalucía para reclamarle que cumpla con su parte y limpie los cauces de ríos y ramblas para evitar el peligro si hay lluvias. y a los socialistas les vuelve a recordar que fue el Gobierno de Zapatero el que derogó el Plan Hidrológico Nacional que había aprobado el PP de Aznar, un plan que en cualquier caso no ha recuperado el Gobierno de Mariano Rajoy.

Según Matarí ese plan podría haber resuelto desde hace muchos años el problema del agua en la provincia y afirma que los socialistas “tendrían que sonrojarse por ello”.