Consideran que la provincia se ve obligada a competir en desventaja por el déficit en sus infraestructuras
Los tneles tapiados del AVE a su paso por Sorbas, convertidos en el smbolo de la paralizacin de este proyecto durante los ltimos aos.    La Voz.

Utópico quizás, pero para los empresarios hay una realidad que debería ser tenida en cuenta por el Gobierno y es que a la hora de competir en los mercados nacionales e internacionales las empresas almerienses se encuentran con el hándicap de unas escasas y costosas infraestructuras del transporte que lastran su competitividad en el día a día.

A efectos de logística la provincia se comportaría por esa causa como un territorio insular o, según la define el presidente de la Confederación de Empresarios de Almería, José Cano García, “una isla de comunicaciones en la Península”.

Esa consideración es la que lleva a Asempal a señalar que los almerienses “quizás deberíamos pedir a nuestros políticos y gobiernos que, entre tanto se consiguen uans comunicaciones dignas, hagan un esfuerzo por dar también a la provincia de Almería el mismo tratamiento fiscal favorable que tienen los territorios insulares”.

Una isla en España A juicio de los empresarios, Almería sufre, de hecho, las mismas dificultades y perjuicios a efectos de comunicaciones como las Canarias, las Baleares o las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, “en algunos casos incluso peores, pero sin disfrutar de los beneficios, entre ellos los fiscales, que sí tienen esos lugares”.

En la misma línea se sitúa el presidente de la Cámara de Comercio de Almería, Diego Martínez Cano, que señala que los costes del transporte, o los que han de soportar los que viajan a la provincia desde España o desde cualquier otro punto del planeta, son netamente superiores debido a la distancia, pero sobre todo a un déficit importante en las comunicaciones, tanto en las ferroviarias como aéreas.

Martínez Cano entiende que una de las obligaciones de las administraciones públicas es hacer posible que todos los territorios españoles tengan las mismas oportunidades para poder competir y desarrollarse económicamente de forma equilibrada.

Impuestos e inversión  Tanto desde Asempal como desde la Cámara se apunta a que, en tanto en cuanto no se produzca una equiparación de las condiciones, el tratamiento fiscal a las empresas y al territorio en general debería acomodarse al ritmo de las inversiones públicas que se estén realizando. 

Porque uno de los efectos perversos del retraso en las inversiones y dotaciones es que Almería no sólo no logra incrementar su competitividas en productos y servicios, sino que se ve relegada aún más a medida que las infraestructuras del transporte van mejorando en provincias cercanas como es el caso de las de Murcia o Granada.

Agravios  De hecho para los empresarios sería perjudicial el hecho de que se ejecuten con años de antelación las conexiones de la alta velocidad ferroviaria en el Corredor Mediterráneo hasta Murcia, o en el central hasta Granada, “porque esos territorios darán un salto importante en su potencial de desarrollo, mientras que nosotros seguiremos en el mismo punto en que nos encontramos, pero perdiendo más distancia con los territorios próximos”

Joaquín Salvador, vicepresidente de Asempal, entiende que es difícil que los gobiernos atiendan a esa petición de reducción de la fiscalidad en base al déficit de infraestructuras, pero también que “nosotros estamos en la obligación de llamar su atención y reclamar lo que creemos que es justo con Almería”.