Solemene acto de investidura en el Paraninfo de la Universidad almeriense
Acto de ayer en la UAL.   Juan Antonio Barrios.

Carmelo Rodríguez Torreblanca fue investidido ayer a mediodía rector de la Universidad de Almería, en un acto en el que contó con el respaldo de dos consejeros de la Junta, Antonio Ramírez de Arellano (Economía y Conocimiento) y Carmen Ortiz Rivas (Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural), y de representantes de todas las instituciones y de diversos sectores sociales y económicos de la provincia.

Arropado también por sus predecedores Pedro Molina, Alfredo Martínez Almécija y Alberto Fernández, el nuevo rector hizo patria de la UAL. En unos días en los que ya está abierta la preinscripción para estudiar un grado el curso que viene, Carmelo Rodríguez habló de una universidad, la de Almería, “muy joven, pero ya consolidada”; habló de “un buen centro de educación superior”.

En un apartado de su discurso, tras enumerar los ejes de su acción de gobierno para los próximos cuatro años, el nuevo rector habló de su “principal reto”.

“Quiero conseguir que nuestros estudiantes se sientan orgullosos de estudiar en la Universidad de Almería, por su nivel de compromiso hacia ellos, y por su reconocimiento académico y social. El mérito y la capacidad de nuestros egresados - prosiguió -, y su implicación personal en las necesidades que apremian a nuestra sociedad tienen que ser la mayor recompensa a nuestro trabajo”.

Tal y como hiciera hace tres semanas en la toma de posesión en el Palacio de San Telmo, Carmelo Rodríguez recordó que su proyecto para el gobierno y la gestión en el Campus de La Cañada pasan por el respeto a las personas, la participación, la transparencia y la rendición de cuentas y el reconocimiento del mérito, la capacidad y el trabajo de las personas.

Se dirigió también al colectivo estudiantil, al que prometió una formación integral “óptima”. “Hay que evitar que sean meros transeúntes de las aulas del campus. Tienen que sentirse escuchados y hay que facilitarles que contribuyan al necesario dinamismo de la Universidad”.

El nuevo rector hizo también votos para que la Universidad de Almería alcance mayores cotas de competividad internacional, para que haya formación de más calidad y para que se incremente la capacidad investigadora.

Y para que esos objetivos y retos sean realizables, Rodríguez Torreblanca no pasó por alto que ha de encontrar el apoyo financiero de la Administración con más competencias en el ámbito académico superior, la Junta de Andalucía. “Sé que el nuevo consejero es sensible a las necesidades de nuestras universidades”, dijo dirigiéndose a Antonio Ramírez.

Los últimos minutos del discurso de la autoridad universitaria fueron para mostrar su reconocimiento a la labor del rector saliente, Pedro Molina, su gratitud a las personas de su equipo de Gobierno y su agradecimiento a la familia. “Dedico este acto a la memoria de mis padres”.