Se estima que con el año jubilar podrían llegar más de 100.000 peregrinos
   0.

El pleno del Ayuntamiento de Berja ha  aprobado por unanimidad una moción de apoyo a la petición realizado al Papa para que corone a la Virgen de Gádor, patrona de la ciudad. Antonio Torres, Alcalde de Berja, califica el hecho de la coronación pontifica de la Virgen como de “histórico”.  En el futuro, afirma, “se hará referencia a esta corporación que apoyó y aprobó la coronación de la Virgen”.

Y añade:  “creo que hay pocas cosas en Berja que unan a los virgitanos como es la devoción a nuestra Patrona”,  frase que fue muy aplaudida por el público asistente.

Dando la cara   El Alcalde pidió el pasado 30 de junio durante ese pleno que el voto fuese individual y acto seguido llamó, uno a uno, a los concejales de los tres grupos políticos representados en el Ayuntamiento : PP, PSOE y UPyD. Todos mostraron su apoyo a la Coronación Pontificia de la Virgen de Gádor, con lo que la propuesta , incluida en el orden del dia, fue aprobada por unanimidad.  

La Virgen de Gádor fue nombrada Alcaldesa Perpétua del Municipio. La imagen lleva un pequeño bastón de mando que así lo atestigua.  El resultado de la votación fue acogido con aplausos, igualmente, entre los asistentes.

Cien mil  Se estima que más de 100.000 peregrinos podrían llegar a Berja para postrarse ante la Virgen de Gádor, gracias a esta celebración. 
Días antes, el 17 de mayo, en un acto multitudinario celebrado en la Ermita de Nuestra Señora de Gádor, Patrona de Berja, se había anunciado por parte de la Hermandad de la Virgen de Gádor que el Obispo de la Diócesis de Almería, Adolfo González, había autorizado el inicio del expediente para la coronación canónica, con rango de pontificia, de la Virgen de Gádor, con gran devoción dentro y fuera del municipio de Berja.


En ese acto, el Hermano Mayor de la Hermandad, Antonio Campos, explicaba a los presentes en qué consiste la Coronación Canónica y la importancia de este hecho para la comunidad católica y para toda Berja, manifestando que, “no es simplemente que el obispo ponga la corona en las sienes de la Virgen, sino que  supone el máximo reconocimiento existente en la Iglesia hacia una imagen de la Virgen”. Desde entonces son muchas personas han  recogido firmas por edificios públicos y privados de Berja, e institucional.