El consejero de Economía anuncia un nuevo modelo de financiación y el impulso de la investigación
Los doctores en el acto de apertura del curso acadmico.   La Voz.

La Junta va a procurar que, de aquí a fin de año, la Universidad de Almería, al igual que el resto de universidades públicas andaluzas, “tenga la tesorería suficiente para que no deba a proveedores ni a empleados, y para que todos sus proyectos puedan funcionar”. A medio plazo, y como “estrategia” para 2016, el Gobierno andaluz se propone “pagar la deuda pendiente a las universidades y recuperar la normalidad presupuestaria” para poder sacar adelante un nuevo modelo de financiación.
Así lo ha anunciado el consejero de Economía, Antonio Ramírez Arellano, en la inauguración del curso académico de la Universidad de Almería. Un campus al que se incorporan este curso más de 2.000 alumnos que vienen a engrosar la cifra de más de 14.200 estudiantes vinculados a la UAL.
Para todos ellos, se abría oficialmente ayer el curso académico con un acto especialmente relevante para el rector, Carmelo Rodríguez, y para su equipo. Inician el proyecto de gobierno con el que ganaron en junio las elecciones al rectorado.

Investigar como principio Un proyecto, el de Rodríguez, en el que la investigación, con un plan propio para la UAL, irá de la mano de la sociedad almeriense y tendrá un valor especial. No en vano, la Universidad de Almería cuenta con 137 grupos de investigación que abarcan 652 líneas, y entre los que destacan estudios en el ámbito agroalimentario, medioambiental, química y psicología.
De hecho, a este amplio abanico de investigación, se ha referido también el consejero Ramírez Arellano, que ha hablado de volver a “la normalidad”. Normalidad presupuestaria que buscará establecer una estrategia basada en tres patas.
La primera de ellas es pagar la deuda pendiente a las universidades y para el año que viene iniciar un nuevo modelo de financiación, dado que el actual data de 2005 y responde a unas necesidades que ya no son las de una “Universidad madura y con otros retos” como es la UAL, que necesita ahora de “mayor estabilidad y seguridad”, ha insistido Ramírez Arellano.
De ahí que la Consejería trabaje ya con los agentes del conocimiento en la puesta en marcha de un nuevo Plan de Investigación (PAIDI) que estará aprobado a principios de 2016 y que impulsará “la conexión de la generación del conocimiento con las necesidades de la sociedad y los sectores productivos”. Una investigación, ha añadido el titular del ramo, en la que “la universidad pública y todo el sistema de conocimiento apuesten por el prestigio y el reconocimiento internacional”.

El acto académico Todas estas ideas fueron volcadas ante un salón, el del Paraninfo, lleno de estudiantes, docentes, doctores, y representantes de la sociedad almeriense. Entre los asistentes, se encontraban el subdelegado del Gobierno, Andrés García Lorca, el alcalde de Almería y concejales de todos los grupos, la consejera de Agricultura, y los delegados de Educación, Salud, Cultura e Innovación,  además de presidentes de colegios profesionales, presidentes de asociaciones y almerienses vinculados al ámbito de la empresa y la cultura.
Asistieron todos a un acto académico en el que el secretario de la Universidad, Fernando Fernández Marín, repasó los datos del curso 2014-2015 y señaló cómo la oferta docente se ha visto incrementada y hoy cuenta con  30 títulos de grado y 44  másteres oficiales (10 de ellos interuniversitarios). Una oferta posible gracias a una plantilla de 858 profesores.
La lección inaugural El papel de la contabilidad en la gestión de las empresas del siglo XXI ha corrido a cargo de Luis Fernández-Revuelta, catedrático de Economía Financiera y Contabilidad, que ha puesto de manifiesto “la relevancia de la ciencia contable en la gestión de las empresas en un siglo tan convulso y cambiante como el actual”.