La suerte ha sonreído a muchos inmigrantes de la provincia, es el caso de Ngagne e Imane 
Imagen de Ngagne portando una fotocopia de su décimo   Juan Sánchez.

Que sea repartido y que le llegue a quienes más lo necesitan. Sin duda, son dos de los deseos que más se repiten con la llegada, cada 22 de diciembre, del Sorteo Extraordinario de Navidad.  Anhelos que en esta ocasión  encarnan a la perfección los rostros de Ngagne; de origen senegalés e Imane natural de Marruecos. 
Las suyas son solo dos de las muchas historias que el fenómeno de la inmigración deja en nuestra tierra. Roquetas de Mar es crisol de culturas, una idiosincrasia que hacen de éste un municipio singular que congrega a ciudadanos de casi todas las nacionalidades que vienen en busca de una vida mejor o simplemente de un futuro. Esperanzas que en el caso de estos dos protagonistas son desde ayer realidades. 

Senegal
La historia de Ngagne, de 35 años, comenzó en el año 2007. Fue entonces cuando decidió emprender su viaje. Se embarcó en una patera, junto a la que hoy es su mujer, con destino Europa; Almería fue su tierra prometida. “Estábamos 65 personas en aquella patera y gracias a los españoles estamos aquí, ellos nos salvaron cuando ya estábamos dentro del mar”, recordó Ngagne emocionado a LA VOZ y portando un fotocopia del número 79.140. 
Desde entonces han trascurrido 8 años; los primeros en la localidad de La Mojonera, los últimos cuatro en Roquetas de Mar donde su vida no ha sido fácil con trabajos temporales relacionados con el campo y la agricultura y desde hace algún tiempo se encontraba en desempleo. “No me lo puedo creer, si les digo que no teníamos ni cinco euros para pasar el día”, comentó incrédulo. La magia de la Navidad o el destino, como más les guste, le ha devuelto a esta pareja el derecho a tener una vida digna. 

Marruecos
Imane Ngagne vino a Roquetas de Mar con tan sólo cuatro años. Hoy tiene 18 y ayer se convertía en uno de los rostros de la suerte. Llegó a Almería procedente de la ciudad marroquí de Kenitra, zona portuaria situada junto al río Sebou, junto a sus padres y su hermana mayor. Ella estudia mientras que el resto de sus familiares se encuentran en paro. También a ellos el 79.140 les ha cambiado la vida. “Estaba viendo el sorteo en la televisión, como veía que ya quedaba poco me levanté para apagar la tele y justo en ese momento han cantado El Gordo y me he dado cuenta de que era mi número, he salido a la calle enseguida”, relataba emocionada Imane. Ahora “vamos a poder hacer un montón de cosas, todo lo que queramos, estábamos en crisis de verdad, no me lo creía”.  Su madre, Jalima, la acompañaba a las puertas de la Administración nº 2 de Roquetas de Mar donde le han dado personalmente las gracias al portador de su suerte; el lotero José Martín. 

Afortunados
lmería ha sido la provincia que ha acaparado la suerte en el tradicional sorteo de Lotería de Navidad. El Gordo ha llegado ocho años después dejando en Roquetas de Mar 452 millones de euros a los que se suman: un tercero y varios quintos. Más de 476,6 millones de euros se han repartido por varios puntos de nuestra provincia.  A Roquetas de Mar le ha precedido en dos ocasiones el municipio de El Ejido, agraciado con el premio Gordo en dos ocasiones; en 2012 y en 2002.  Era el año 2007, cuando la administración número 2 de Tíjola vendió la serie 67 del primer premio de aquel año. Y también en el 2002 viajaría hasta Vélez Rubio. La primera vez que El Gordo  recayó en Almería fue en el año 1896.