La Voz de Almería

En busca de la historia perfecta

Como periodista y como lectora, siempre he buscado la historia perfecta. Y no entiendo por perfecta una historia con final feliz. Al contrario. Siento apego por los desenlaces trágicos (en lo que se refiere a la literatura, no a la vida real). Me refiero a ese tipo de historias humanas que reúnen ciertos ingredientes que las hacen especiales. Emoción, autenticidad, superación, pasión… Y tan importante es la historia como el modo en que se cuente. Ahí está el caso de Gabriel García Márquez, que antes de alzarse a lo más alto de la literatura logró destacar como periodista relatando los mismos hechos que el resto pero escribiéndolos de forma única. Para él, cada artículo era una historia y el seguimiento de la misma, una nueva entrega. Yo creo que es una gran filosofía para ser (y hacer) feliz en esta profesión.

Pensando en historias únicas, caí en la cuenta de que el crimen de Níjar era una de ellas. No me malinterpretéis. Ojalá no hubiera ocurrido nunca. Pero es verdad que el suceso, acaecido en julio de 1928, parece el argumento de una leyenda de Gustavo Adolfo Bécquer o de una obra de teatro de Federico García Lorca. Y claro, no me extraña nada que el poeta granadino se inspirase en la cobertura que la prensa de la época prestó a lo que pasó para escribir una de sus tragedias más universales, Bodas de sangre (1931). Lo mismo que hizo la periodista y escritora almeriense Carmen de Burgos, Colombine, en Puñal de claveles (1928).

Hace unas semanas tuve la suerte de conocer y entrevistar a Josefina Góngora, sobrina nieta de Paquita Cañadas, quien ha pasado a la historia como Paca la Coja, la triste protagonista del crimen de Níjar. En el libro Amor y traición en el Cortijo del Fraile (Círculo Rojo, 2014), ella narra la versión familiar de ese crimen que, bien mirado, no tiene nada de pasional. Al final fue la avaricia el detonante de un asesinato que impidió la huida de dos personas que se amaban desde niños y que estaban condenados a vivir separados por el simple hecho de ser primos.

Josefina Góngora y su hija Irene
Josefina Góngora y su hija Irene

El verdadero valor de este título reside en que recoge el testimonio de un miembro de la familia Cañadas, que nunca hasta ahora había querido hablar de lo acontecido. Es cierto que Josefina no había nacido en el momento del crimen, aunque ha escuchado el relato de lo sucedido en su casa desde que tiene uso de razón y conoció siendo niña a su tía abuela Paquita. Incluso partiendo de la base de que los hechos se hayan desvirtuado en cierta medida por el paso del tiempo, su aportación sigue siendo meritoria.

Haciendo esa entrevista, Josefina insistía en que la gente confunde la historia con los argumentos de Bodas de sangrePuñal de claveles. De ahí que yo tomase la decisión de leer (y releer) los tres volúmenes para arrojar un poco luz. He aquí mis conclusiones:

1. El lugar:
Nuestro querido y ruinoso Cortijo del Fraile sólo aparece como tal en el libro que cuenta la verdad sobre el crimen de Níjar. Así, mientras Carmen de Burgos opta por hablar en su novela del Cortijo del Monje, situándolo eso sí en el campo de Níjar, García Lorca se refiere a una cueva ubicada “a diez leguas de la casa más cercana”. “En mi tiempo, ni esparto daba esta tierra. Ha sido necesario castigarla y hasta llorarla, para que nos dé algo provechoso”, dice el padre de la Novia en el primer acto en alusión a la aridez del entorno.

2. Los protagonistas:
Paquita Cañadas y Francisco Montes son la malograda pareja de enamorados del caso real. El tercero en discordia es Casimiro, con el que Carmen, la hermana de Paquita, ha arreglado el matrimonio para que la herencia no salga de la familia. Casimiro es su cuñado y ella sospecha que Paquita, debido a su cojera (por la que su padre le ha asignado una buena dote), no podrá tener hijos, de modo que con un poco de suerte todo irá a parar a los suyos.

En Puñal de claveles, Pura está prometida con Antonio el Peneque. Sin embargo, un ramo de flores acaba embriagándola y provocando que se sienta atraída por un amigo de éste, Joseiyo.

En Bodas de sangre, la Novia va a casarse con el Novio, aunque suspira en secreto por un antiguo amor, Leonardo, que rehizo su vida a causa de su rechazo, en algún punto de la obra se insinúa que por motivos económicos, ya que pertenece a una familia humilde.

3. El lazo de sangre:
Si bien el amor prohibido es el tema principal en torno al que giran tanto el suceso como las dos tramas ficticias, el lazo de sangre que lo hace imposible sólo se da en la realidad. En la novela de Carmen de Burgos, el problema reside fundamentalmente en que Pura se va a casar con un amigo de su enamorado y, en la tragedia de Lorca, al compromiso de la Novia con otro hombre se suma que Leonardo está casado y tiene un hijo.

4. La boda: 
Los preparativos del enlace, que se va a celebrar por todo lo alto e incluso puede prolongarse varios días, sirven como telón de fondo en los tres casos. Tanto en el crimen de Níjar como en Puñal de claveles la fuga se produce antes del casamiento en cuestión. Sin embargo, en Bodas de sangre, la huida tiene lugar tras la ceremonia en la iglesia y en pleno baile, es decir, cuando la Novia y el Novio ya son marido y mujer.

Portaditas

Diferencias aparte, recomiendo encarecidamente la lectura de las tres obras. Al hablar de algo tan nuestro como el Cortijo del Fraile como mínimo deberíamos conocer los matices de su historia. Además de breves, son absolutamente deliciosas. La de Carmen de Burgos tiene hasta final feliz. Y la tragedia lorquiana incluye la maravillosa Nana del caballo grande, que la cantautora Sensi Falán adaptó durante una acción poética y reivindicativa llevada a cabo en el Cortijo del Fraile en 2012.

Dice Manuel León, periodista de LA VOZ al que admiro y que ha investigado y escrito mucho sobre este tema, que si de arrojar luz se trata, él se queda con las crónicas periodísticas publicadas a raíz del suceso. En mi edición de Bodas de sangre, de Alianza Editorial, se recogen las del diario ABC.

Nunca sabremos lo que pasó por la cabeza de Paquita Cañadas (de Pura o de la Novia) para dejarlo todo y fugarse con su amado por aquel camino de tierra roja, pero la literatura nos da alas para imaginar que su corazón debió de latirle hasta casi salírsele por el pecho al trote de un caballo desbocado que la conducía a un destino incierto.

Page with Comments

  1. Interesante… muy interesante, la verdad. No había visto la historia de ese modo.
    Tengo el libro de Josefina, y me falta muy poco para comenzar a leerlo, y ahora, después de leerte, me han entrado más ganas todavía…
    Tendré que releer “Bodas de sangre” y onseguir el otro libro para poder tener esa visión más completa de la historia.
    Y coincido contigo en que Josefina es una gran mujer, tuve la fortuna de conocerla en la Feria del Libro de El Ejido y desde ese día soy un seguidor más.
    Gracias por el artículo. Me encanta.
    😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *