Coexphal hace responsable a Cuatro Vegas de la falta de agua de riego

FERAL dice que el agua desalada tendrá un sobrecoste de 9,5 millones

Invernaderos en la Vega de Almería   La Voz.

Coexphal y varias empresas comercializadoras de la zona del Bajo Andarax se han movilizado para conseguir restaurar el suministro de agua a los regadíos del Bajo Andarax, donde más de 2.000 hectáreas no disponen ahora de suministro.

Tras esas gestiones, señalan que la responsabilidad recae exclusivamente en la comunidad de regantes 4 Vegas de Almería, a la que han pedido que restablezca el servicio y a la que instan a realizar las gestiones administrativas y acciones materiales necesarias para que esa agua, “ya disponible”, llegue a los agricultores.

Carencia total
Los responsables de Coexphal recuerda que la situación actual de los regantes es de carencia total de agua, “por lo que se ha puesto en gravísimo peligro la continuidad de los cultivos en un momento crucial para la preparación de la próxima campaña agrícola”.

La situación se deriva de la prohibición, decretada por la Junta en marzo, de continuar suministrando agua de riego a 4 Vegas, de seguir suministrando agua de riego en las condiciones en las que lo venía haciendo.

Responsabilidad
Para Coexphal, esta grave situación “es responsabilidad exclusiva de la pésima gestión administrativa y material por parte de la dirección de esa comunidad de regantes”, incumpliendo en muchos casos las condiciones de la concesión”. No duda en calificar de  “irresponsables esas acciones” porque a su juicio “ponen en peligro el modo de vida y la explotación de más de 2.000 hectáreas de invernaderos en la provincia de Almería.

Los contactos mantenidos por Coexphal y varias de sus empresas asociadas se han producido tanto con las consejerías de la Junta implicadas en el caso como con el Ayuntamiento de Almería y otros de la zona. Se trataba, según señalaba ayer el consejero delegado de la asociación de comercializadoras, Juan Colomina, de conseguir que se restituyera el suministro de agua a los agricultores.

Sobrecoste
El presidente de la Comunidad General de Usuarios de Aguas de Almería, José Antonio Pérez, mantuvo ayer una reunión con la secretaria general de Medio Ambiente, Belén Gualda, de la que salió el compromiso de enviar agua procedente de la desaladora de Carboneras, a los que se podrían sumar otros procedentes de la planta desaladora de la capital.

Sin embargo tanto los regantes del Bajo Andarax como la Federación de Regantes de Almería, FERAL, consideran que esto debe ser una solución temporal hasta que se recupere el uso de las aguas regeneradas con las que llevan regando en la zona casi 25 años.

La razón de esa posición es que el uso de agua desalada aumentaría el coste por hectárea en unos 5.000 euros por campaña, en total unos 9,5 millones de euros más al año, más de un euro por metro cúbico utilizado en los cultivos.

Por ello han vuelto a insistir a la Junta para que reponga “cuanto antes” el suministro de aguas depuradas procedentes de El Bobar para permitir que los agricultores puedan realizar la siembra y poder iniciar con normalidad la próxima campaña

MÁS NOTICIAS