Los empresarios reclaman casi 40 obras para cubrir el déficit hídrico

Piden que el agua se saque de las batallas políticas

Los presidentes de la Cámara y Asempal reivindican más agua   La Voz.

Los presidentes de la Cámara de Comercio, Diego Martínez Cano, y de la Confederación de Empresarios de Almería (Asempal), José Cano, escenificaron ayer ante los medios de comunicación su preocupación por la situación de los recursos hídricos de la provincia, elevada a estas alturas del ejercicio a la categoría de “dramática” para el campo.

Cámara y Asempal forman parte de la Mesa del Agua y recurrieron a los datos aportados por esta para señalar que Almería se enfrenta este año a un déficit de 191 hectómetros cúbicos que, de no corregirse, puede condicionar la próxima campaña hortofrutícola.

José Cano recordaba que Almería tiene en la agricultura su primer sector económico “y por tanto la ausencia de agua para poner en marcha los cultivos es la peor crisis a la que nos enfrentamos en mucho tiempo”.

Gestión global
Los dos presidentes entienden que a pesar de esa situación, hay recursos que bien gestionados pueden permitir cubrir las necesidades, “el problema es que no todos estamos remando en la misma dirección, y eso no podemos consentirlo”.

Se referían en concreto a la actuación de administraciones y partidos políticos: “no podemos permitir que el agua se convierta en un mercadeo político, en una forma de enfrentamiento y de derivar competencias y culpas de un lado a otro”.

Por eso apelan a “dejar de marear la perdiz y ponerse a trabajar, cada uno en el ámbito de sus competencias, porque las soluciones hay que aportarlas ahora que es cuando realmente estamos bajo una muy grave amenaza”.

Por ello hablan de la existencia de un déficit hídrico general, y de  un déficit político en particular, entendido como la cantidad de agua que se está perdiendo precisamente por la inacción de las administraciones y por falta de decisiones que son urgentes.

Las estimaciones
Ese déficit lo estiman en 191 hectómetros cúbicos para este año que deberían llegar de la mano de trasvases, recuperación para el regadío de aguas residuales que en la actualidad no se aprovechan, de agua desalada con precios razonables o de obras que parecen no tener fin, como la desaladora de Cuevas, que lleva cuatro años rota por una riada y sin obras para acometer su arreglo.

Cano y Martínez están convencidos de que si se aplica la regla de las dos uves, “voluntad y valentía” para abordar los proyectos necesarios, “a corto y a medio plazo este es un problema que tiene solución, pero para ello hay que ponerse manos a la obra”.

Los gobiernos
Asempal y la Cámara han vuelto los ojos a los dos grandes partidos, el PP y el PSOE, y a los gobiernos de Andalucía y de Madrid. Rechazan el constante peloteo de temas entre unos y otros y aseguran que “los dos tienen deberes por hacer; tenemos un consejero de Agricultura almeriense, un portavoz del PP en el Congreso y esperamos de ellos que trabajen para solucionar los problemas de nuestra provincia”.

Del mismo modo piden que los almerienses también empujen en esa dirección porque “siendo cierto que el ferrocarril ha ganado mucho protagonismo gracias a la presión de la Mesa del Tren y la concienciación social, el tema del agua necesita un fuerte impulso porque estamos jugándonos el futuro”.

Los empresarios advierten además que la economía almeriense no puede permitirse el lujo de prescindir de la agricultura, su primer sector, “porque disponemos de un sector líder del que dependen miles de familias y decenas de miles de trabajadores que pueden ver comprometida su actividad si no tienen lo básico: agua para regar”.

Ambas instituciones han mostrado su apoyo a la Mesa del Agua, “que pelea por esta cuestión diariamente” y que reclama la ejecución de casi 40 obras y proyectos para asegurar el suministro de agua a los regadíos.

MÁS NOTICIAS