Voces del sector piden aumentar la cartera de productos hortofrutícolas

Los cultivos subtropicales y los alimentos procesados dibujan un nuevo escenario

Ensayo de variedades de papaya en Las Palmerillas.   Agricultura 2000.

La producción bajo abrigo de frutas y hortalizas de la provincia de Almería está basada en seis cultivos principales: tomate, pimiento, pepino, calabacín, berenjena y sandía. El melón y la judía verde, que gozaron de una cuota importante de superficie en otra época, llevan años en decadencia, por lo que en la actualidad los analistas se refieren a un modelos de “seis más dos cultivos”.

El catedrático en Horticultura Intensiva de la Universidad de Almería, planteaba el interrogante durante el curso de verano 'SmartBioHouses: tendencias de negocio en el sector agroalimentario', acerca de si esta tendencia es sostenible en el largo plazo. 

Rentabilidad
Las cifras que presentó el profesor universitario, basadas en los datos oficiales de la delegación provincial de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, muestran una pérdida gradual de rentabilidad en el principal cultivo de la provincia, el tomate. 
El pimiento, el segundo cultivo de la provincia en cuanto a producción, muestra que, a pesar de haber batido el pasado año el récord en producción total y rendimiento por metro cuadrado, la media sigue en torno a unos ingresos de cinco euros por cada metro cuadrado que se cultiva de este producto. Por otro lado, los ‘pepineros’ almerienses obtuvieron el año pasado las peores medias de los últimos diez años: 40 céntimos por kilos, mientras que la producción no fue excepcionalmente superior a la de otros años.

Nuevos cultivos
Frente a esta caída paulatina en los márgenes de beneficio de los productos, los cultivos subtropicales (papaya, mango, aguacate) están llamados a desempeñar un importante papel en la diversificación productiva del sector hortofrutícola. La cercanía con los mercados europeos y las interesantes posibilidades comerciales de estos frutos  son las principales bazas con las que cuenta el sureste español para aumentar su cartera de productos. Los productos de cuarta y quinta gama se revelan como una alternativa destinada a añadir valor al producto. Durante los cursos de verano, se expuso el ejemplo de los gazpachos ecológicos de la empresa Biosabor como un caso de éxito en el sector.

Recuperar los cultivos del interior: una buena fórmula para evitar el éxodo rural
El trasvase de población del interior de la provincia de Almería a las zonas de costa es, de acuerdo con las palabras del catedrático universitario Francisco Camacho, uno de los fenómenos demográficos más acusados en los últimos años dentro de nuestro territorio. “Gracias a los expertos que han estudiado estas migraciones intraprovinciales, sabemos que muchos de los emigrantes a zonas costeras vivían de la agricultura”, añadió el profesor de la Universidad de Almería. La pérdida de los cultivos de estas regiones basados en el clima mediterráneo, como fue el caso de la uva de mesa, el cultivo más reconocible de la provincia antes de la ‘dictadura’ de las hortalizas cultivadas bajo invernadero.

En este sentido, Francisco Camacho criticó que “aprovechando las ayudas de la Unión Europea para la retirada de vides, muchos agricultores arrancaron su uva de mesa, que no debería haber sido objeto de subvención”. El golpe que supuso para la agricultura de las zonas interiores de la provincia fue irreparable debido a la mala reestructuración que se llevó a cabo. Sin embargo, la gran red comercial creada por el sector hortofrutícola en Almería podría ser una excelente oportunidad, en opinión de Francisco Camacho, para recuperar este sector. Higueras para higos y brevas, granados e incluso el árbol del aguacate son las opciones que el profesor contempla. 

MÁS NOTICIAS