Francia vuelve a hablar de 'ecotasa' para el transporte por carretera

El objetivo sería recaudar a través de este sistema el dinero necesario para su ambicioso Plan de Infraestructuras

Los transportistas de mercancías hortofrutícolas pueden verse perjudicados si se efectúa esta medida.   Agricultura 2000.

Apenas unos meses después de la llegada de Emanuelle Macron al poder, el Gobierno francés ha confirmado su intención de establecer un impuesto a la contaminación del transporte por carretera dentro de sus fronteras, más conocido como 'ecotasa'. Este impuesto, que es la quinta vez que se intenta poner en marcha en el país galo, supondría un sobrecoste para el transporte de mercancías con destino hacia la Unión Europea, algo que afecta de manera especialmente sensible a la exportación de frutas y hortalizas españolas al entorno comunitario. 

Según informan diversos medios especializado en el sector del transporte, el gobierno de Macron quiere acometer un ambicioso Plan de Infraestructuras durante los próximos cinco años. La elevada inversión, que asciende hasta los 10.000 millones de euros, que quieren realizar obliga a recaudar dinero a través de mecanismos como el impuesto medioambiental a los camiones. 

Las inversiones en infraestructuras contemplan la creación de vías ferroviarias de alta velocidad, transporte fluvial y carreteras de alta capacidad. El impuesto se revela como la mejor manera para la obtención de los fondos necesarios para acometer estos proyectos y se establecería tanto para actores nacionales como internacionales. No en vano, esta medida ha sido tradicionalmente rechazada por la oposición de los transportistas y agricultores franceses debido al encarecimiento que supone esta tasa en el precio de sus productos. 

MÁS NOTICIAS