La ONU escoge Almería como modelo agrícola para el futuro

En busca de la mejor forma de alimentar al mundo

El invernadero avanza como ejemplo de sostenibilidad   La Voz.

Un informe emitido por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD) , bautizado como ‘Wake up before it is too late: Make agriculture truly sustainable now for food security in a changing climate’ (Despiértate antes de que sea demasiado tarde: hacer una agricultura verdaderamente sostenible para la seguridad alimentaria en el cambio climático’, propone seguir las pautas por las que se rige la agricultura almeriense como la mejor forma de alimentar al mundo.

El informe de la ONU está específicamente dedicado al desarrollo de una transformación hacia una agricultura más sostenible como base para poder dar de comer a los casi siete mil millones de personas que poblarán el mundo en el plazo de un par de décadas.

Estudios previos
Un grupo de más de 50 especialistas consultados por Naciones Unidas abordan en el informe temas como la producción agroganadera, el cambio climático, la importancia de la investigación y la innovación, el uso de la tierra (cada vez hay menos tierra fértil) o los métodos biológicos de producción a la hora de alcanzar un sistema de producción eficiente, un modelo que presenta grandes similitudes con el que ha adoptado la agricultura de Almería en los últimos años.

En esa búsqueda han encontrado análisis como los que se recogen en la prestigiosa publicación Ecological Economics donde, a partir del método SAFE (Sustainability Assessment of Farming and the Environment), un grupo de profesores de la Universidad de Almería muestra la eficiencia del modelo de producción de la provincia tanto en lo económico como en lo ambiental o en lo social.

Diseñar el futuro  
Para Naciones Unidas es importante encontrar modelos que permitan una productividad importante con el menor uso posible de recursos naturales y sin dañar el medio ambiente, sin empeorar la actual situación del cambio climático y utilizando un menor volumen de agroquímicos.

Al final se trata de producir alimentos con el impacto más bajo posible, presentando una calidad y una seguridad para el consumidor superior a los modelos convencionales y que se basen en explotaciones de pequeño tamaño para defender la supervivencia de los agricultores y de sus familias, un modelo que coincide con el almeriense, basado en la agricultura familiar.

Advierte de los riesgos del aumento de la concentración empresarial en detrimento de los sistemas productivos locales, y apuesta por dar “un mayor apoyo a los pequeños agricultores, la protección de la tierra, el libre intercambio de semillas o un comercio justo para los productores”.

El modelo
Un grupo de doce universidades del mundo, entre ellas la Ual, se reunieron para analizar los modelos productivos de la agricultura. El resultado de esos estudios es que la agricultura almeriense se encuentra, hoy por hoy, a la cabeza en eficiencia por la gestión del agua, el ahorro energético que aporta el sol en los invernaderos, la batalla contra el cambio climático y el nivel de eficiencia tanto en lo económico como en lo social y lo ambiental, según el profesor de la Ual Emilio Galdeano.

MÁS NOTICIAS