La Junta no autorizará nuevas concesiones de agua para proteger los acuíferos

La salinización es extrema en el área del Campo de Dalías

Conducción de agua en la zona de Roquetas   La Voz.

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha aprobado una resolución en la que recoge que no se otorgarán nuevos derechos de agua ni autorizaciones de uso sobre la masa de agua subterránea Campo de Dalías-Sierra de Gádor en los próximos años.

La razón es el mal estado de este sistema de acuíferos en el que los estudios realizados  han constatado “una sobreexplotación, unida a un problema de intrusión marina que se acrecienta con el paso del tiempo”. En esa situación, considera la Junta que cualquier actuación para mejorar el estado de la masa de agua “pasa por ordenar la explotación del mismo”.

Ley de Aguas
La resolución de la Consejería se basa en las determinaciones incluidas en la Ley de Aguas de Andalucía aprobada el 30 de julio de 2010, que recoge este tipo de situaciones y las medidas para darle solución, entre ellas la suspensión de nuevas concesiones sobre los acuíferos afectados por estas medidas.

Aunque la suspensión no será efectiva hasta dentro de unos meses, una vez que se hayan resuelto las posibles alegaciones de los interesados, tampoco existe un plazo preestablecido de vigor de las normas que regirán la gestión de las masas de agua. La única referencia al respecto es la que también se incluye en la Ley de Aguas que indica que se mantendrán las medidas de salvaguarda de los acuíferos “en tanto la circunstancia que ha llevado al deterioro de la masa de agua subterránea permanezca”.

Esta no es la primera vez en que se recurre a la prohibición de otorgar nuevos derechos de agua ni autorizaciones de uso de los recursos de los acuíferos en la comarca del Poniente. La Confederación Hidrográfica del Sur declaró los acuíferos del Campo de Dalías en situación de sobreexplotación en el mes de septiembre del año 1995.

A peor
Los informes elaborados por el Instituto Geológico y Minero de España, por los servicios técnicos de Aguas de la propia Consejería de Medio Ambiente y por los usuarios de aguas de la comarca indican que la situación a partir de aquella primera prohibición de incrementar los regadíos no han supuesto una solución y, de hecho, la situación ha empeorado en varios de los acuíferos subterráneos, hasta el punto de que algunos de ellos, los más orientales, se consideran casi irrecuperables debido al alto grado de salinización que presentan.

Delimitación
La decisión de la Dirección General de Planificación y Gestión del Dominio Público Hidráulico de no otorgar nuevas concesiones, y revisar la gestión de las aguas en toda el área afectada por esa mala situación, delimita la zona en la que es preciso adoptar este tipo de medidas restrictivas y urgentes al área de máxima explotación, una zona comprendida entre la línea del mar y la cota 400 situada en la falda de la Sierra de Gádor.

MÁS NOTICIAS