El invernadero natural: el control biológico, una tecnología innovadora

El control biológico se ha convertido en una herramienta innovadora que sigue representando un cambio en nuestro modelo productivo

El control biológico asegura productos sanos y seguros y plantas más longevas y resistentes.   Agricultura 2000.

La lucha integrada continua siendo un modelo referente de producción y el control biológico una herramienta altamente innovadora. La utilización de bombus para la polinización natural y la suelta de enemigos naturales para combatir las plagas de los cultivos hortícolas, frutales y ornamentales, es una práctica cada vez más extendida en las zonas agrícolas del mundo que apuestan por seguir avanzando en la calidad de sus cultivos y garantizar la seguridad alimentaria en sus productos.

El control biológico se ha convertido en una herramienta innovadora que continúa representando un cambio en nuestro modelo productivo, capaz de adaptarse a las necesidades del agro y hacer frente a las problemáticas del campo: nuevas plagas, restricciones de materias activas, encontrar una solución biológica eficaz o aumentar el valor de un producto.

En este sentido, para Agrobío existen dos claves: la Investigación aplicada y la transferencia de información; y su equipo tiene un objetivo: la tecnología se desarrolla y se pone a punto para el campo. Cada vez son más las zonas productoras que toman el modelo almeriense como punto de referencia y nuestra situación estratégica en la agricultura mediterránea nos ha llevado a realizar un trabajo de precisión con estándares de calidad exigentes que determinan un buen trabajo.

Para una biofábrica es imprescindible la selección y cría de los insectos beneficiosos mejor adaptados al entorno, pero también el diseño y optimización de los protocolos de suelta, en este sentido, el manejo y control técnico se convierten en una práctica imprescindible. 

Sano y seguro
Esta combinación no sólo hace posible lograr productos sanos y seguros, también aumenta la longevidad de la planta y su capacidad productiva, ha disminuido perdidas por daños, y ha favorecido el entorno de trabajo, el equilibrio natural y la biodiversidad, al aire libre y en el  invernadero. 

El control biológico es una herramienta que evoluciona y sigue siendo una tendencia de futuro, este año Agrobío ha conseguido grandes retos con la alimentación con ácaros presa directamente en campo. Fortalecer y dar continuidad a las poblaciones de ácaros depredadores ha hecho posible el control biológico en cucurbitáceas como el pepino, también ornamentales y otras hortícolas, permitiendo también el manejo preventivo y el establecimiento temprano de insectos beneficiosos en cultivos donde las sueltas se adelantan.

Para Agrobío, el control biológico no sólo mejora los sistemas agroalimentarios, está logrando un estilo de vida saludable, el consumidor ya encuentra lo que quiere.

MÁS NOTICIAS