Almería regresa de Berlín con la autoestima y las pilas cargadas

A los empresarios les queda la sensación de que en la Fruit Logistica "hay que estar"

El equipo de Unica Group en la Feria agrícola   La Voz.

La XXVI edición de la Fruit Logística de Berlín ya es historia y centenares de representantes del sector hortofrutícola almeriense regresaban anoche mismo desde la capital alemana, la mayoría con la sensación del deber cumplido y con la satisfacción de comprobar que Almería pesa en los mercados internacionales.

Casi nadie se llama a engaño, en cualquier caso, y la opinión más extendida es que donde la agricultura almeriense se juega las habichuelas es en la Fruit Attraction de Madrid que se celebra allá por el mes de octubre, cuando la campaña de las hortalizas que salen de los invernaderos está aún en sus primeros compases. A pesar de ello también albergan el convencimiento de que la feria berlinesa es un acontecimiento anual en el que hay que estar, y eso lo demuestra la numerosa presencia de almerienses, porque en el recinto de la capital teutona es donde se mira cara a cara a los grandes de la distribución, se conocen de primera mano las tendencias y los gustos de los consumidores y donde se toman decisiones, más que contratos firman.

La posición Para muchos de los empresarios y directivos de empresas del sector hortofrutícola almeriense la feria de Berlín ha sido una inmersión en el corazón de la hortofruticultura mundial y ha sido precisamente en esa comparación cuando han sido conscientes de la posición dominante de que gozan en los mercados europeos.
El reto es seguir creciendo y cubriendo nichos de mercado que se han abierto y que se seguirán abriendo en los años venideros. El sector ya ha tomado buena nota y afronta nuevos proyectos que tienen que ver con la inclinación hacia lo ecológico, hacia la alimentación saludable o hacia una garantía casi absoluta de que lo que se come no perjudicará a la salud.

El campo se abre además hacia nuevas fórmulas para atender las demandas de nuevo cuño que imponen los tiempos. Por eso se trabaja en nuevas variedades como los exóticos, desde la papaya a la fruta del paraiso, o se desarrollan productos de cuarta y de quinta gama para obtener valor añadido, pero también para dar respuesta a esa legión de consumidores que aspiran a la comodidad absoluta de comprar productos elaborados, de los de abrir y comer; es el nuevo consumidor que busca la forma de comer bien, alimentarse adecuadamente, pero que carece del tiempo necesario para preparar su propia mesa.

El delegado de Economía de la Junta afirmaba tras su visita a Fruit Logistica que era “sorprendente” constatar la fortaleza y la madurez del sector hortofrutícola almeriense, cada vez más convencido y más seguro en su papel de líder. Y para seguir siéndolo el consejero de Agricultura, Rodrigo Sánchez, anima a seguir superando los retos.

MÁS NOTICIAS