Otras tendencias: agricultura vertical, huella hídrica, permacultura, etc.

Repasamos algunos de los conceptos que han tenido presencia en la feria de negocios más importante del sector hortofrutícola internacional 

Stand con productos hortofrutícolas y una etiqueta de producción bajo técnicas de permacultura.   Agricultura 2000.

Fruit Logistica es el escenario idóneo para conocer de primera mano el estado actual del sector de las frutas y hortalizas a nivel mundial, pero también para avistar las nuevas tendencias que guiarán la evolución de la cadena de suministro y distribución de alimentos frescos y procesados basados en productos. 

El concepto de agricultura vertical, o vertical farming como se escribe en inglés, suena cada vez con más fuerza dentro de esta industria. La agricultura vertical surge como una evolución al concepto de la agricultura controlada –como es, por ejemplo, la agricultura bajo invernadero- y se caracteriza por una producción de alimentos 'hacia arriba'. Se trata, por lo tanto, de una agricultura que no requiere de suelo para la producción de alimentos y donde todos los recursos que se emplean –agua, fertilizantes, luz, energía- están controlados dentro de un sistema que favorece la recirculación el agua y se optimiza la energía empleada. Esto permite cosechas mucho más productivas, pero su principal hándicap es la alta inversión que necesita. 

La 'huella hídrica' es un término que se usa para definir la cantidad de agua que se emplea para producir una determinada cantidad de bienes o servicios. Así, la reducción de la huella hídrica se revela como un aspecto importante de futuro, pues el volumen de agua destinado a la producción agrícola supone aproximadamente el 70% del consumo de agua en el mundo. Además, diversos investigadores han apuntado recientemente un problema de impacto global como es el déficit de agua que está produciendo la importación de este recurso, bajo la forma de productos agroalimentarios, a países compradores de este tipo de mercancías. Así, este fenómeno revela que países con importantes déficits hídricos como España o Marruecos están exportando millones de toneladas de agua en forma de frutas y hortalizas a países del norte de Europa con un claro superávit de este recurso. 

Otro de los conceptos que se han dejado ver en Fruit Logistica es la permacultura, un sistema de producción agrícola basado en principios como la conservación del suelo o el bajo impacto medioambiental de la producción, una filosofía que cada vez cuenta con más adeptos en Europa, que prefieren productos cultivados bajo métodos de permacultura a otro tipo de producciones.  

Tambien aparecen, durante la feria, otras tendencias como la huella de carbono, mientras que la agricultura ecológica, la inteligencia artificial aplicada a la agricultura o la bioeconomía ya son temas de primer orden entre las preocupaciones de los agentes de la cadena agroalimentaria. Aunque, según nos explican fuentes del sector, estos debates no suelen formar parte de las conversaciones de negocios que se producen en la feria, si tienen un espacio cada vez más destacado como temas de reflexión, algo que indica que pronto se convertirán en temas que gocen de protagonismo en las futuras planificaciones de los calendarios comerciales. 

MÁS NOTICIAS