Veramatic, la compañía de las familias Márquez y Ramos, firma un acuerdo con la austriaca Novomatic que factura 3.900 millones
Salón recreativo de la empresa Veramatic ubicado en La Cañada de San Urbano.   .

Veramatic, el líder andaluz del juego, se ha asociado en España con Novomatic, el gigante mundial del sector, con sede en Austria y con una facturación de 3.900 millones anuales. El acuerdo comercial afecta principalmente a los activos de la empresa veratense en Andalucía, donde Novomatic quiere continuar creciendo tras la compra hace dos meses del Gran Casino de Aljarafe, en Sevilla.

Veramatic, gerenciada por Juan Márquez y Juan Ramos, encuentra así a un hercúleo aliado en una sociedad conjunta para continuar adelante con sus planes de expansión. La compañía veratense, con sede en la antigua Carretera de Almería,  se constituyó tímidamente como empresa familiar en 1984 y hoy suma 130 salones recreativos con la marca Joker y más de 2.500 máquinas tragaperras. Una de sus más recientes aperturas se ubica en la calle Gerona de la capital de la provincia donde suma 30 salones.

Veramatic opera con salones propios en Murcia, Málaga, Almería, Granada, Jaén, Córdoba, Huelva, Cádiz, Valencia, Melilla y en algunos puntos de Castilla la Mancha, con ruletas, multipuestos electrónicos, bingos y cuenta con máquinas tragaperras distribuidas por bares y restaurantes de todo el país.

Novillos en Argentina
Ha hecho también incursiones en México y Argentina, donde ha diversificado negocio a través de su filial RMH, en sociedad con Naranjas Jiménez, con la compra de activos agropecuarios.

En la tanguera provincia de Corrientes desembarcó en 2004 con la adquisición de 7.000 hectáreas que ha ido aumentando hasta 14.000 para la cría y engorde de novillos llegando a comercializar unos 1.500 ejemplares anuales de unos 450 kilos que vende vivos a grandes exportadores internacionales de carne de vacuno y mataderos industriales.
En los últimos años, algunos grupos internacionales han lanzado oferta a esta empresa familiar del Levante almeriense para comprar la mayoría del capital, aunque sus gestores nunca han aceptado, hasta ahora, una enajenación de patrimonio.

El negocio de las tragaperras mueve en España unos 25.0000 millones de euros, aunque los últimos años su expansión se ha ralentizado. Desde 2007 han desaparecido más de un millar de máquinas en la provincia y de 192 millones de euros de facturación en el sector, se ha pasado a la mitad.

La provincia cuenta en la actualidad con unos 60 salones de juego autorizados, cinco bingos y ningún casino, puesto que la Junta de Andalucía no ha articulado licencia para la provincia a pesar de las constantes peticiones de operadores en la época de mayor despegue económico, en 2005. El líder nacional, Cirsa, está presidido también por la familia Lao, oriunda de Doña María, que cuenta con más de 40.000 máquinas tragaperras y con fuerte expansión en Latinoamérica. Cirsa, además de operador, es también fabricante de tecnología desde su sede en Tarrasa.

En este contexto, el líder internacional Novomatic, quiere crecer en España, tras dominar por completo Europa del Este y Centroeuropa.

Novomatic, con sede española en Alcalá de Henares, fue fundada en 1980 por Johann Graff  y cuenta con instalaciones en 50 países, sistemas de lotería, 1.600 salas de juego, casinos electrónicos y 235.000 terminales de juego. Además de operador, es el primer fabricante mundial de tecnología para juego y facturó en 2015 3.900 millones de euros con 24.000 empleados distribuidos en 80 países.

Sus planes son ahora los de crecer en países latinos como España e Italia y tiene especialmente la mirilla puesta en Andalucía, donde ha irrumpido de la mano de Veramatic, el principal operador de la región.

El negocio de las tragaperras en hostelería se dilucida a través del reparto de la recaudación a partes iguales entre  el propietario de la máquina y el del establecimiento.