"Como músico, es un honor que figuras internacionales como 'Jay' Kay nos visiten de forma regular"
Jay Kay, ayer en Cabo de Gata.   Fran Muoz.

Ya sea recorriendo Sierra Alhamilla a lomos de su chopper, haciendo trompos por las ramblas de Tabernas con su Porsche azul, llevando al límite su Ferrari morado por la recta de Las Salinas o sobrevolando nuestros ‘Blue Skies’ en su propio helicóptero, lo cierto es que Jason ‘Jay’ Kay, vocalista y líder de Jamiroquai parece haber encontrado en Almería algo más que un amor de verano.

Este mancuniano con rasgos de jefe indio y alma de ‘Space Cowboy’ con orígenes ibéricos (su padre biológico es el guitarrista portugués Luis Saraiva) parece haber cambiado su penacho de plumas por otro formado por LEDs, como se puede ver en el reciente videoclip de ‘Automaton’, primer adelanto de un álbum homónimo que parece acercarse más a lo electrónico que al funk ‘analógico’ al que nos tenía acostumbrados.

Como músico, es un honor que figuras internacionales como él nos visiten de forma regular, y ello pueda atraerles no sólo a rodar sus videoclips en nuestros paisajes sino también a inspirarles en la composición de nuevos temas. O incluso, quién sabe, grabar sus discos en algún estudio de nuestra provincia, con una industria cinematográfica tan consolidada pero con tanta sed de estudios de grabación profesionales.

Y si no, al menos, esperamos que lo pasen bien mientras estén aquí. Que les quiten lo bailado a Depeche Mode, José Feliciano, Quique González, Joe Strummer y John Lennon.

Kike Parra es cantautor.