Almería se sube al tren de las reivindicaciones